You are here:   HomePersonajes de Hidalgo"Rotonda de los Hombres Ilustres"

"Rotonda de los Hombres Ilustres"

Lunes, 06 de Agosto de 2012 13:21 administrador
Imprimir PDF

Fuente: El Sol de Hidalgo 24 de octubre de 2010. Por Juan Menes Llaguno, Cronista del Estado de Hidalgo.

El 16 de enero de 1969, al conmemorarse el Centenario de la creación del Estado de Hidalgo, el gobernador Carlos Ramírez Guerrero inauguró, en el centro del Panteón Municipal de Pachuca, un sencillo monumento de corte un tanto modernista, denominado: "Rotonda de los Hombres Ilustres", que estaría dedicado a alojar los restos mortales de los principales héroes de la entidad. Ese mismo día fue inhumado, en ese sitio, el coronel Juan C. Doria, primer Gobernador del Estado, en 1869, que si bien era de origen tamaulipeco, fue declarado ciudadano ilustre del Estado por el decreto número 2 del primer Congreso del Estado, el 18 de mayo de 1869. La ceremonia de inauguración de aquella Rotonda, realizada bajo los cánones militares, fue muy emotiva para los que asistimos en aquella fecha. A lo largo de los ya casi 42 años de existencia se han inhumado en la rotonda siete destacados hidalguenses, el ya mencionado Juan C. Doria; el licenciado Jesús Silva, originario de Molango, quien fuera primer gobernador revolucionario, nombrado por don Francisco I. Madero; el general Nicolás Flores Rubio, gobernador del estado que promulgó la Constitución local de 1920, que aún nos rige; el general zacualtipanense Felipe Ángeles Ramírez, culto militar revolucionario que, independientemente de desempeñar elevados cargos, es considerado como el más grande estratega de la Revolución Mexicana (cuyos restos, por cierto, continúan en el bellísimo mausoleo que se encuentra al inicio de la calzada principal del panteón municipal de Pachuca, aunque su nombre se encuentra inscrito en una de las lápidas de la actual rotonda hidalguense); el profesor Teodomiro Manzano Campero, educador y uno de los primeros y más importantes historiadores de la entidad, nacido en Real del Monte; el pachuqueño ingeniero Guillermo Villasana López, pionero de la aviación mundial, inventor de la revolucionaria hélice Anáhuac, y el también educador mexicano originario de Tetepango, maestro Ramón Guillermo Bonfil Viveros. Pocos son los hidalguenses y aún los pachuqueños que conocen ese monumento que pasa desapercibido en razón de su ubicación y de la austeridad de su arquitectura. Hace dos años, al iniciar labores la Comisión Interinstitucional para conmemorar el Bicentenario de la proclamación de la Independencia y Centenario del inicio de la Revolución Mexicana, se realizó una encuesta que arrojó tres importantes resultados, el primero, el desconocimiento del sitio donde se ubica; el segundo, a juzgar de los entrevistados, fue que la austeridad del monumento no correspondía a la importancia de los personajes que deberían colocarse en ese monumento, y el tercero, el deseo de colocarlo en un lugar más citadino, donde con todo decoro se rindiera culto cívico a los hidalguenses destacados. La idea fue secundada de manera decisiva por el gobernador del estado, Miguel Osorio, quien además de impulsar su construcción emitió un rígido decreto a efecto de incluir en este sitio a personas de probada historicidad y trascendencia, el nombre que se dio a este monumento desde antes que se iniciara su construcción es como lo señalaba el proyecto de decreto: "Rotonda de los Hidalguenses Ilustres" que alude a la equidad de género, más no a cuotas que equilibren de manera simple el número de hombres y mujeres, ya que ello podría generar verdaderas injusticias, al incluir a quienes no reúnan los requisitos solicitados por el decreto que la crea. El monumento, edificado en el cruce de la nueva vialidad del Río de las Avenidas y el sitio donde convergen las arterias Ramírez Ulloa y Cinco de Febrero, fue realizado en Cantera de Tezoantla, dentro de un formato ecléctico que si bien no respeta al pie de la letra los órdenes jónico, dórico o corintio, ya que utiliza indistintamente elementos de cada uno de ellos sin ceñirse a regla alguna, pero dentro del llamado estilo clasista, es un conjunto agradable a la vista y elegante para el objeto al que se destinará.

Última actualización el Lunes, 06 de Agosto de 2012 13:21