MAXIMILIANO DE HABSBURGO

MAXIMILIANO DE HABSBURGO, SEGUNDO EMPERADOR DE MÉXICO.

El archiduque y emperador Maximiliano nació en Viena, Austria, fue el segundo hijo del archiduque Francisco Carlos de Austria y su esposa Sofía Guillermina de Wittelsbach, Princesa de Baviera (ver Sofía de Baviera). Maximiliano fue el segundo de los tres hermanos del emperador Francisco José de Austria (quien ocupa el tercer lugar, en orden de duración en el trono, en la historia de Europa). Por tanto, su posición al nacer fue la de tercero en la línea de sucesión a la corona imperial de Austria-Hungría, derechos a los que renunció al aceptar el trono de México. Debido a la trágica muerte del único hijo varón del emperador Francisco José, el trono de Austria-Hungría pasó a los sucesores de su hermano Carlos, quien seguía en la línea de sucesión a Maximiliano. Una vez fusilado, el cuerpo de Maximiliano fue embalsamado en Querétaro, y posteriormente se repatrió a la Ciudad de México. Allí sus restos fueron nuevamente embalsamados en la Capilla del Mártir, del Convento de San Andrés (entonces ubicado en el actual Palacio de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas) de la Ciudad de México, y exhibidos. Actualmente, una placa en el edificio recuerda este hecho. Posteriormente, el cadáver del Emperador, fue llevado a Austria por el almirante Wilhem von Tegetthoff en la fragata Novara en 1867, la cual había fondeado en el puerto de Veracruz. Irónicamente en 1864, esta fragata había traído de Europa a Maximiliano y Carlota a México, para el inicio de esta aventura con final trágico.